¿Me ayudas a llegar a más gente?

En la entrada de hoy tengo el placer de contar con la participación de Carlos Hernandez, fundador de Quaderno; una aplicación web para facturación, muy completa, sencilla de utilizar y con un soporte técnico en español que ya quisiesen otras grandes empresas del sector perecerse a ellos.

Carlos nos va a hablar hoy de un tema que, nos guste o no, nos afecta a todos y debemos cumplirlo a rajatabla si no queremos llevarnos una “sorpresa” de nuestra querida Agencia Tributaria. La normativa de facturación en España.

Lo sé, no es un tema puramente de WooCommerce. Pero si es algo que interesa a todo ecommerce y que creo que aporta “un extra” a la línea editorial del blog. Además, Quaderno se puede integrar perfectamente con cualquier tienda WooCommerce a través de su plugin oficial y gratuito. (Ya hablaré de esto con más detalle en otra entrada).

Toma asiento y relájate, porque el artículo no tiene desperdicio 😉

Saber emitir una factura es el primer paso de un negocio. En este artículo te indicamos los tipos de facturas que hay en España y los datos que obligatoriamente deberás reflejar en ellas.

La factura es un documento imprescindible que sirve como comprobante de una operación comercial.

A principios de 2013 entró en vigor en España un nuevo reglamento de facturación que tiene como principal objetivo normalizar el uso de las facturas electrónicas. Desde entonces, las facturas en papel y las electrónicas tienen la misma validez. Internet es el gran mercado y la normativa se adapta a ello.

Con esta evolución natural, la normativa facilita las transacciones económicas, reduce las cargas administrativas y contribuye a la seguridad jurídica de cliente y proveedor.

La normativa establece en seis años el tiempo de conservación de las facturas.

Pero vayamos al tema en cuestión: ¿cómo se emite una factura en España?

¿Qué tipos de facturas existen en España?

En España existen, básicamente, dos tipos de facturas: la factura simplificada y la factura ordinaria.

Factura simplificada

La factura simplificada sustituye al antiguo ticket de caja que, según la regulación de enero de 2013, ya no es válido como justificante de pago.

Una factura simplificada debe indicar obligatoriamente los siguientes datos de facturación:

  1. Número de factura. La numeración de las facturas debe ser siempre correlativa y no puede haber saltos en la numeración. Si usas varias series, la numeración será correlativa dentro de la cada una de ellas.
  2. Fecha de expedición.
  3. Fecha en que se han realizado las operaciones o pago anticipado (en caso de ser diferente a la fecha de expedición).
  4. Nombre y apellidos o denominación social del obligado a expedir factura.
  5. NIF/CIF del obligado a expedir factura. Los autónomos facturan con su NIF y los empresarios con su CIF.
  6. Descripción de los servicios prestados y su importe.
  7. Tipo de IVA y de IRPF que se aplica a cada operación.
  8. Total a pagar.
  9. Método de pago.

Este tipo de factura puede emitirse en los siguientes casos:

  1. Cuando el importe de la factura sea inferior a 400 euros, IVA incluido.
  2. Cuando el importe sea inferior a 3.000 euros, IVA incluido, y documente alguna de las siguientes operaciones:
    • Ventas al por menor.
    • Ventas o servicios a domicilio del consumidor.
    • Servicios prestados por estudios fotográficos.
    • Servicios de hostelería y restauración.
    • Servicios de tintorería y lavandería.
    • Servicios de ambulancia.
    • Transportes de personas y sus equipajes.
    • Servicios de hostelería y restauración.
    • Servicios prestados por salas de baile y discotecas.
    • Servicios de peluquería y salones de belleza.
    • Utilización de instalaciones deportivas.
    • Aparcamiento y estacionamiento de vehículos.
    • Alquiler de películas.
    • Utilización de autopistas de viaje.
  3. Cuando se trate de una factura rectificativa (más adelante te explicamos en qué consisten estas facturas).

Las operaciones comerciales que no estén reflejadas en esta lista requerirán el uso de facturas ordinarias.

El email de factura de #WooCommerce no sirve como justificante de pago, pero tiene fácil solución 🙂 Clic para tuitear

Factura ordinaria

Como hemos visto, la factura simplificada puede emplearse en un reducido número de servicios y siempre dependiendo de la cuantía del importe. Para el resto de operaciones se emplea la factura ordinaria, por ello es el modelo más común.

La factura ordinaria reproduce todos los datos de la factura simplificada, y además:

  1. Nombre y apellidos o denominación social del destinatario.
  2. Domicilio del obligado a expedir factura y del destinatario.
  3. N.I.F. del destinatario. (Aquí puedes ver un tutorial sobre cómo añadir el campo NIF en el formulario de pago de WooCommerce).

Factura duplicada

Independientemente del soporte en el que se emita la factura, sólo se puede expedir un original. Sin embargo, es posible hacer duplicados siempre y cuando se reproduzca el término ‘Duplicado’ en la misma.

Esta factura tendrá la misma validez que la factura original en dos casos:

  1. Cuando en una misma entrega o prestación de servicios concurriesen varios destinatarios. En este supuesto, deberás consignar en el original y en cada uno de los duplicados la porción de base imponible.
  2. En los supuestos de pérdida del original por cualquier causa.

Factura rectificativa

La factura rectificativa modifica una o varias facturas anteriores. Se emplea en los casos en los que se devuelven los productos, se producen descuentos o bonificaciones posteriores a la compra o la factura original no cumple los requisitos legales.

Las facturas se pueden rectificar siempre que no hayan pasado más de cuatro años desde que se emitió la factura original.

En todas las facturas rectificativas debe constar la descripción de la causa que motiva la rectificación. Asimismo, en la factura debe aparecer el término ‘Rectificativa’, para hacer constar su condición.

La factura rectificativa debe usar una serie numérica diferente a las facturas ordinarias y, además, debe indicar la numeración de las facturas que rectifica.

Factura electrónica

Según la Ley vigente, la factura electrónica tiene la misma validez legal que una factura en papel. Debe contener los mismos campos obligatorios y ser transmitida de un ordenador a otro previo consentimiento de ambas partes.

Con Quaderno puedes automatizar la creación y envío de facturas cada vez que se procese un pedido en WooCommerce. Quaderno está diseñado para aligerar tu carga de trabajo y que no tengas que dedicar ni un minuto de más al papeleo.


Carlos Hernandez QuadernoCarlos Hernandez

Carlos es un amante del cine, le gusta el té y es un viajero empedernido. Su principal esperanza siempre ha sido crear productos simples que nos hagan nuestro día a día un poco más fácil. También define el diseño funcional de Quaderno además de organizar su desarrollo diario. Cualquiera de estos días puede que te lo encuentres dando un paseo alrededor de tu ciudad.

También puedes seguir a Carlos a través de Twitter.

Si te ha gustado, por favor ayúdame a difundirlo. ¡Gracias!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que disfrutes de una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clica en el enlace para mayor información.

ACEPTAR